Recorriendo Colonia Broggi con Andrea (Administradora de la página)

Por fin se hizo realidad la visita de Andrea a Colonia Broggi. Para los que no saben, la pagina web y la de Facebook son administradas por mi hija en el afecto, Andrea Recofsky, quien desde el inicio, es la encargada de redactar mis historias, de digitalizar y subir viejas fotografías y transcribir anécdotas de mi familia y antepasados italianos, conociendo mas de ellos que algunos de mis propios familiares y aquerenciándose en el transcurso de estos años con las costumbres italianas, siendo ella descendiente de originarios Tehuelches y Alemanes del Volga. En este paseo por el recuerdo también nos acompañaron mi esposa Ester, mamá de Andrea, su esposo Roberto y mi hermana Ana María

Decidí hacer un recorrido perimetral primeramente, comenzando por un mojón de la esquina oeste y cuando comencé a contar la historia del lugar, para mi sorpresa, Andrea me interrumpió diciendo “Ah!! Acá fue donde vivía un viejito en la alcantarilla!!” y yo muy emocionado supe que se refería al Viejito García, un español a quien los dueños de la Estancia Broggi, le había cedido un lugarcito al lado de la alcantarilla para que viviera, eso fue cerca del año 1950 y fue muy significativo que Andrea lo recordara.

Acompañamos con fotografías de la ruta que va a Las Flores y que a su vez es un punto de bifurcación de dos caminos que bordean la Colonia del lado oeste y del lado norte, el borde del Canal 16.

De aquí, por otra ruta, antes llamada Camino Real, el cual antiguamente era arreglado por un caminero de apellido Froilán, un señor muy enigmático para mi, en aquel entonces era un niño y recuerdo que usaba una pala tirada por caballos. Casi inmediatamente llegamos a otro puente, el del Canal El Vigilante donde está el inicio de una compuerta del Canal 16, que si mal no recuerdo fue construido en 1930 aproximadamente.

Luego llegamos a la casa que perteneció a mi tío Tito Rossi, y continuamos hacia el Paraje La Campana, donde esta la escuela N° 43 Rosa García Costa, y antes estaba la Escuela Nacional n°186, una escuela rancho donde fuimos muchos de la zona. Un recorrido muy emotivo para mi hermana y para mi.

Avanzando un poco, pasamos por lo que era el Almacén de Ramos Generales de Benigni Hermanos y completando casi la mitad del perímetro, continuamos por un camino vecinal, por el sudeste, hasta llegar a otro puente muy significativo del Canal 16, donde está el acceso a Alvarez de Toledo; este puente en su inicio era de madera, en ese entonces el medio de transporte de mi papá era el sulky, y cuando pasaba por ahí, el caballo se asustaba, tanto que en una oportunidad tubo un accidente, pero como buen sagitariano cabeza dura, apodado el Vasco, de quien heredé esa característica, nunca quiso cambiar de caballo, a pesar de que mi mamá se lo sugirió varias veces, y fue quien apodó al animal como “caballo salvaje”.

Por casualidad, y esto va para los amantes del Ciclismo Olavarriense, Roberto, el marido de Andrea, y chofer en este periplo, mostró su emoción no solo por el puente, sino también por los caminos, ya que con su grupo de ciclismo “La barra de los sabados”, en noviembre del pasado año, realizaron la Peregrinación hasta Luján desde Olavarría, por estos caminos de tierra arenosa, pasando por Toledo, Polvareda entre otros pueblos.

Luego continuamos por el borde del Canal 16 y volvimos al mojón del Viejito García, donde repetimos el trayecto, por ambos puentes, para entrar al corazón de Colonia Broggi, por el camino vecinal, donde nos topamos con el gran badén de cemento construido aproximadamente en 1955, que fue un pequeño paleativo para cruzar el Canal El Vigilante, pero antes, en momentos de grandes inundaciones se convertía mas en obstáculo que en beneficio, donde tendría que haber habido un puente, pero esas son anécdotas propias de nuestra querida Colonia Broggi.

Luego, lo esencial para mi hermana y para mi, llegamos a la casa donde vivimos largos años con nuestros padres, la cual fue construida por mi papá con algún aporte mio, siendo inaugurada en 1963 aproximadamente, allí vivió mi papá, donde construyó un rancho en 1946 y luego de casado con mi mamá fueron a vivir en 1947. El 17 de diciembre del 1948 se agrandó la familia con mi nacimiento y años mas tarde, un 22 de septiembre de 1953 llegó mi hermana Ana María y aquí pasamos nuestra infancia y vivencia con abuelos, tíos, primos, amigos y vecinos.

También pasamos por lo que era el casco de la Estancia Broggi y su emblemática capilla de San Isidro Labrador. Luego pasamos por donde estuvo la casa del abuelo Eugenio y por supuesto visitamos a mi primo Miguel quien vive donde era la casa de la abuelita Julia, a quien he nombrado siempre en alguna anécdota de esta italiana a quien quise muchísimo. Miguel junto a su esposa Chochi, son unos de los pocos habitantes de la Colonia, por lo que el campo hoy se llama “La Constancia”.

En homenaje a mis abuelos y abuelas, Nazareno Fanesi, Eugenio Rossi(Rosso), Julia Frontalini y Angela Zappa, a quienes agradezco haberse instalado en este hermoso lugar cuando llegaron de Italia.

Dictado por el Dr. Daniel Fanesi.

Transcripción y edición por Andrea Recofsky

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.